descarga

Nota: “Para aproximarnos a la inclusión necesitamos evitar nuestra propia exclusión”

Esta visión es parte de los programas de consultoría que ofrece la organización, cuyo foco es comprender la inclusión a partir de la experiencia.

Según el último Estudio Nacional de Discapacidad en Chile (2015), un 20% de las personas mayores de 18 años tiene alguna discapacidad. De ese total, sólo un 39,3% tiene empleo, algo que sin duda es un desafío, tanto para el Estado como para los empresarios del país.

Y si bien ya hay avances en esta materia con la nueva la Ley de Inclusión Laboral para Personas con Discapacidad –que debería entrar en vigencia en diciembre de este año y que exige la reserva del 1% de empleos para personas en situación de discapacidad, en empresas públicas y privadas con 100 o más trabajadores- en la práctica seguimos estando en deuda.

Según la mirada de Newfield Consulting, expertos mundiales en coaching ontológico y líderes en consultorías para equipos de trabajo, el proceso de inclusión está relacionado con la capacidad de abrirnos a la diversidad. “Cuando nos miremos a nosotros con más benevolencia seguramente podremos mirar y agradecer la presencia de otro como diferente y celebrar esa diferencia”, comenta José Miguel Aravena, CEO de Newfield Consulting, y agrega que el llamado a cambiar la mirada de la inclusión comienza en la experiencia de cada uno, es decir, de manera fenomenológica.

“La real inclusión comienza por aceptarnos a nosotros mismos y por permitirnos incorporar aspectos nuestros y de los demás que antes no considerábamos necesarios de incluir” comenta, y enfatiza en que para ello es fundamental aumentar la apertura, flexibilidad, benevolencia y generosidad en los entornos laborales. “Solo de esta manera evitamos nuestra propia exclusión por no estar a la altura del desafío ético de la inclusión laboral”, finaliza.

1 comentario
  1. Rodrigo Moncada
    Rodrigo Moncada says:

    Me gradué de Coach Ontológico en el 2011 y nunca dejaré de agradecer la gentileza y calidez que sentí desde el primer día por parte de Rafael y todo el resto del equipo. En mi caso es por una discapacidad visual, un muy bajo nivel de visión que solo me permite ver contrastes de luces y meterme ammenudo en problemas. Trabajo como psicólogo y coach desde hace 16 años en el sector público; y una situación que he podido advertir es que: frecuentemente la lista de limitantes reales de una persona con discapacidad es significativamente menor que la lista de limitantes imaginadas por los miembros de una organización. Pero ahí hay una conversación, que a mi juicio, puede ser abordada desde la propia persona para dar cuenta con claridad de sus posibilidades y limitantes y ello por cierto es común a cualquier otro trabajador. Por mi parte me desempeño en igualdad de condiciones que el resto de mis colegas, conformo equipos, lidero iniciativas, me valgo de las nuevas tecnologías para tener un uso autónomo de las herramientas informáticas; y disfruto de mi familia con un grado de gratitud por la vida que me resulta indecible. Saludos afectuosos y muchas gracias si es que alguien ha llegado con su lectura hasta este punto, un fuerte abrazo.

    Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>