Liderazgo y claves para manejar períodos de crisis – Roby Sanvido

 

Por estos días, se habla más que nunca sobre las crisis, ya sea a nivel político, social y organizacional en el plano laboral. Se trata de situaciones inesperadas que  alteran la normalidad de la empresa o institución, y representan una amenaza de perder el control. Por lo mismo, es importante saber manejar estos escenarios lo mejor posible.

Desde una mirada ontológica, el coach Roby Sanvido, Socio Director de Newfield Consulting Argentina, asegura que es muy importante la figura del líder como un “referente emocional” en períodos de crisis.

“Si vemos al líder tranquilo, seguro de sí mismo, algo nos transmite. Cuando se altera en normal funcionamiento de la organización, es clave inicialmente tener la capacidad para diagnosticar, leer lo que está ocurriendo, determinar las claves de lo que está sucediendo y el impacto en la operación, para desde allí tomar decisiones, cambiar planes y alinear a toda la organización con perspectiva de largo plazo”, señala.

Una crisis sin duda altera el funcionamiento normal de cualquier tipo de organización. Un buen líder, en estos casos, debe saber escuchar y compartir diferentes miradas, siempre con apertura para comprender, mantener la calma y no dejarse llevar por la  desesperación. En esa línea, también debe ser flexible, porque todo escenario cambiante puede llevar a nuevos cambios. Equivocarse y aprender del error es fundamental.

 

Cómo manejar emociones propias de una crisis

 En escenarios de crisis, aparecen emociones como incertidumbre por el futuro, ansiedad y miedo. Es común la pérdida de confianza en uno mismo o en las demás personas.

Según el coach, una crisis puede desintegrar las estructuras de la organización o hacerla más fuerte. “Una manera de transitar estas emociones en lo individual es tener espacios de contencion emocional, de conversación en los cuales se pueda reflexionar sobre lo que sucede”, menciona, y agrega que, en lo colectivo, “es clave generar diálogo en los equipos para escucharnos y encontrar alternativas, apoyarnos emocionalmente y mantener la calma para que las alternativas y la creatividad aparezcan”.

Cabe mencionar que los procesos de cambio pueden generar resistencia, con algunas conductas contrarias al movimiento que se necesita hacer. “Unos defienden viejas posiciones por temor a ser afectados. Es importante poder detectar y comprender estos comportamientos”, advierte el Socio Director de Newfield Consulting Argentina.

 

Estrategia de liderazgo

  1. Comprender que, como líder, soy referente emocional de los otros. Tengo que ocuparme de mí mismo, mantener mis capacidades y mi emoción en plenitud.
  2. Poder leer muy bien el contexto, elaborar un diagnóstico y las alternativas de solución.
  3. Tomar las decisiones necesarias, sin olvidarme del largo plazo en esta crisis que puede ser del momento. Todo lo que decidamos tiene un impacto sistémico y en el largo plazo.
  4. Generar espacios de contención en los diferentes niveles de la organización, y que sean tanto para comunicar como para escuchar.
  5. Seguir muy de cerca la operación, los impactos de las nuevas decisiones y, si nos equivocamos, aprender a asimilar y cambiar.

Recordemos que las crisis se caracterizan por presentarse de manera sorpresiva, y aunque existan circunstancias que pueden presagiarlas, el detonador casi siempre es intempestivo.

Con todo lo anterior, es fundamental que exista un liderazgo fuerte en situaciones de crisis, y que la persona en cuestión esté preparada para asumirlo y enfrentar las dificultades, siempre pensando en el bienestar y equilibrio de su equipo y el entorno.